La iglesia no es un edificio sino un cuerpo de personas que sirven a Dios, una comunidad y demás. No sentimos ninguna presión por tener una localidad para probar si somos ricos o no. Ahora mismo nos reunimos en el Club Rotario de Río Piedras porque en este momento es lo más conveniente. Próximamente nos vamos a mudar al un nuevo edificio en la Avenida Franklin Delano Roosevelt en San Juan. Si una nueva localidad ayuda en lo que sentimos que Dios quiere que hagamos entonces lo consideraremos y ver si en realidad ayuda un nuevo sitio. Queremos que nuestros recursos sean invertidos para el crecimiento y servicios de otros que no estén dentro del área de bienes raíces.

Ya que estamos creciendo, estamos buscando una localidad cómoda para que todo el mundo pueda estar más cómodo los domingos.