Estamos de acuerdo. Estamos hartos de esto también! Nuestra esperanza es que nuestra iglesia pueda ser un lugar seguro para amar a Jesucristo, y sin embargo no ser cómplices de la manipulación que generalmente vemos en las iglesias.